Amilcar Cruz Unanue, el domador de caballos que la rompe en las redes

Amilcar Cruz Unanue en las redes sociales se define como domador de caballos de deportes, pero es mucho más que eso porque  a través de sus divertidos videos  explica cómo domar a los caballos con tips fáciles para quienes recién arrancan. En una cálida entrevista en la que se destaca su tono alegre y la buena onda con la que encara los días, PrensaPolo conversó con Amilcar sobre su profesión, su experiencia en Jesús Maria, sus inicios en las redes, la relación  con sus seguidores y su vínculo con el polo y los caballos. 

¿A qué te dedicas? ¿Cómo te describirías?
Soy Amilcar Cruz Unanue y últimamente comencé a tener reconocimiento en redes. Para mí es algo lindo porque genero contenido relacionado con la doma, que es lo que a mí me gusta y apasiona. Soy bastante curioso y quiero ser más profesional en la doma del polo. Todos los días trato de mejorar en el campo y en la hacienda. Yo siempre escuché a jugadores con mucha experiencia decir que el caballo es lo que mejor se hace en la hacienda. Estoy de acuerdo con eso y, a la hora de  la doma, mezclo la doma antigua y trato de darle tiempo al caballo para que madure en base a toda su doma.

¿Hay algo en lo que te gustaría especializarte?
Me gustaría especializarme en domador. Mi sueño es ser uno de los mejores domadores, pero no es fácil (dice entre risas). Hay mucha gente que doma muy bien, soy muy curioso y miro mucho. 

¿Cómo fue tu experiencia en Jesús María?
Jesús María fue una experiencia muy linda y bastante emocionante, salí de ahí con una lágrima. Para mí fue algo nuevo, porque es la primera vez que se hizo en Jesús María y he tenido el orgullo de hacerlo yo primero. La parte en la que volteo el caballo, la copié de un libro que contaba que los indios volteaban el potro entre los pajonales para poderse esconder en las peleas, se cubrían ellos y escondían al potro. Esa es una de las cosas que yo hago porque es una tradición para mí y la quiero seguir haciendo para mostrarles a los más chicos este espectáculo, que no han visto ni lo han leído nunca. Enseñarles que uno con un potro puede hacer lo mismo en La Pampa, que con un caballo de andar. 

¿Cómo te acercaste a las redes?
Un día que estaba medio bajoneado, para no sentirme tan mal empecé a hacer videos, en los que saludaba a la mañana y la gente se empezó a copar y me decían: “Dale, Amilcar mandá saludos”. Más adelante, empecé a mostrar también videos referidos a la doma, por ejemplo, subí un video mostrando que en los potros uso el estribo atado abajo y gustó mucho. Yo me muestro tal cual soy, como cuando me levanto todos los días a las 4.45hs para salir temprano al campo. 

¿Cuánto tiempo le dedicás a crear contenido para las redes?
En mi opinión el contenido tiene que salir espontáneo. Me gusta subir contenido que pueda enseñar a quien lo mire, pero también le saque una sonrisa. No le dedico mucho tiempo porque no edito los videos. Tal vez dedico un poco más de tiempo contestando mensajes a la mañana cuando saludo a mis seguidores. Al principio respondía 40 mensajes, hoy pasan los 150. Me gusta responder todas las preguntas y sacarles todas las dudas. 

¿Generás contenido para ayudar al mundo ecuestre, para que la gente se interioricé en el mundo de los caballos y las vacas?
Sí, totalmente. Trato de mostrar mucho contenido sobre los caballos. Hago videos sobre lo que a mí me sirve y lo que me da resultado. Miro a muchos domadores y las técnicas que aplican, las que a mí me sirven las comparto para que le sea más fácil a la persona que recién arranca. 

¿Qué te parece el polo como deporte?
Es un deporte que me encanta. Arranqué a los 14 años a interiorizarme en el polo, me han enseñado a hacer caballos para este deporte y también he jugado. Hoy los veo a mis hijos, Nazareno e Indiana, que juegan al polo, y apuesto a ellos y soy muy exigente para que sean prolijos y cuidadosos con los caballos. Todo lo que tengo es gracias a los caballos de polo. 

¿Jugás al polo?
Yo no juego al polo, pero ahora me toca jugar, junto a mi hijo, un torneo en Palermo, del Club de Polo Mar del Plata. Para mí es un sueño cumplido. Me gusta hacer caballos, domar y ver a mis hijos jugar al polo. También observo los caballos, la forma en que los domé y los detalles que se pueden cambiar, para seguir mejorando. 

¿Qué pensás del presente que estás viviendo con las repercusiones en redes?
Yo no puedo creer lo que me está sucediendo porque es muy lindo. Quiero agradecer a la gente que me apoya y confía en mí. Gracias a todas las repercusiones han llamado para dar cursos de doma a Paraguay, Brasil, Uruguay. Próximamente, voy a ir al sur para dar un curso y luego otro a San Luis. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *